capsalera4

foto_eclesiastic

El año 1877, Antoni M. Alcover fue a vivir a Palma (Mallorca, Islas Baleares) para estudiar en el Seminario Diocesano. El 1885, acabados los estudios, el obispo lo ordenó sacerdote y cantó misa nueva en la parroquia de los Dolores de Manacor, de la que fue nombrado vicario dos años más tarde.

El setiembre de 1888 fue nombrado catedrático de Historia Eclesiástica del Seminario y se estableció de nuevo en Palma. Dos años más tarde, el setiembre de 1890, acudió a Valencia a licenciarse en Teología. Continuó los estudios y el año 1893 se licenció en Derecho Canónico. Posteriormente, el 1895, ocupó la cátedra de Lugares Teológicos, a la que siguieron la de Historia de Mallorca, la de Lengua y Literatura Mallorquinas y la de Oratoria Sagrada.

El año 1898 tomó posesión de la Diócesis de Mallorca el recientemente nombrado obispo Pere Joan Campins, amigo personal de Alcover. El 27 de junio, nombró a Antoni M. Alcover vicario general de la Diócesis, cargo especialmente comprometido (tubo el cargo hasta el 1916). Cabe decir que el año 1907 fue recibido, en audiencia privada, por el Papa Pío X. Asimismo, Alcover escribió en un dietario los quehaceres diarios de vicario general, así como información sobre la sociedad mallorquina o las referencias a las amistades literarias, a las tertulias en casa de Joan Alcover o a la gestación de la Obra del Diccionario.

Su carrera eclesiástica culminó el 1905 cuando fue nombrado, por oposiciones, canónigo magistral de la Seu de Mallorca, de la que fue deán el 1921.

El año 1915 murió el obispo Pere Joan Campins. Hasta el mes de octubre Alcover ocupó el cargo de vicario capitular sede vacante, cuando fue nombrado obispo de Mallorca el valenciano Rigobert Domènech, que lo designó gobernador eclesiástico.


logo_alcover

Carrer del Pare Andreu Fernàndez, núm. 12 · 07500 Manacor · Tel/Fax: 662 320 444