capsalera4

foto_eixides

Antoni M. Alcover fue uno de los mejores investigadores y científicos de la filología románica de su tiempo en Europa.

Hacia el otoño de 1882, se dio a conocer como lingüista. Envió la Mostra del Diccionari Mallorquí: anar, dur i fer (Muestra del Diccionario Mallorquín: ir, llevar y hacer) a L'Ignorància (La Ignorancia), de modo que concurrió en un certamen convocado por el semanario y lo ganó.

Creó el Bolletí del Diccionari de la Llengua Catalana (Boletín del Diccionario de la Lengua Catalana) que apareció a partir de 1901. De hecho, fue la primera revista filológica de España y tubo una amplia repercusión entre los romanistas, como el francés Pere Vidal, el alemán Wilhelm Meyer-Lübke o el castellano Ramón Menéndez Pidal.

Entretanto, Alcover intensificó los viajes por las tierras catalanas alternando las búsquedas filológicas con la labor de propaganda, que culminó con el Primer Congreso Internacional de la Lengua Catalana el 1906. Alcover viajó a la búsqueda de palabras, conjunciones verbales, modismos, canciones y frases hechas. Llevó a cabo salidas filológicas des del año 1900 hasta el 1921. Sus informadores predilectos eran aquella gente poco instruida, sedentaria y de edad, aunque para los registros verbales prefería la aportación de los niños.

Las salidas de investigación se completaron con los viajes al extranjero, con la finalidad de recibir formación de los lingüistas más destacados de Europa. Hizo tres estadas. La primera, el año 1907, a Alemania y otras naciones próximas, para conocer la lengua alemana, que le sirvió para profundizar en el estudio de la ciencia lingüística. Escribió un dietario durante el viaje que publicó en el volumen quinto del Bolletí del Diccionari de la Llengua Catalana (Boletín del Diccionario de la Lengua Catalana). El 1912, hizo la segunda estada, en Francia, Gran Bretaña, Bélgica, Alemania, Suiza y Maiano, y el año 1913, la tercera estada, en Francia, Gran Bretaña, Italia y el Alguer. Asistió a las clases del Dr. Bernhard Schädel, a quien conoció entorno al 1904 y con quien recorrió cincuenta y dos poblaciones de las tierras catalanas en un viaje de estudio para recoger una gran cantidad de material léxico y gramatical. En París, asistió a las clases de los profesores Jules Guilliéron -fundador de la geografía lingüística- y Pierre Rousselot -maestro de fonética experimental. En Zúrich, a las de Jacob Jud y Louis Gauchat. También conoció a un grupo de lingüistas italianos: Salvioni, Merlo, Guarnerio, Crescini, Todesco y Zanardelli. Acudió al Alguer y, de paso por Provenza, visitó al poeta Frederic Mistral en su casa.

De este modo, publicó el estudio Una mica de dialectologia catalana (Un poco de dialectología catalana), aparecido en el Bolletí del Diccionari (Boletín del Diccionario) (1908-1909), que se considera el punto de partida de la dialectología catalana. Además, Alcover colaboró en la constitución de la Sección Filológica del Instituto de Estudios Catalanes el 1911, de la que fue su primer presidente. El 1913 la Sección Filológica publicó las Normes ortogràfiques per escriure en català (Normas ortográficas para escribir en catalán).


logo_alcover

Carrer del Pare Andreu Fernàndez, núm. 12 · 07500 Manacor · Tel/Fax: 662 320 444